Selmana de les Lletres Asturianes

Diamantina Rodríguez, “arguyu, prestancia y dignidá” sobre l’escenariu

|
Liliana Castañón y Diamantina Rodríguez

La selmana pasada recibimos la triste noticia de la perda a los 100 años d’edá de Diamantina Rodríguez, intérprete de canción asturiana referente pa delles xeneraciones elevada yá a la categoría de mitu. Liliana Castañón, Xune Elipe y Ismael González Arias recuerden a esta figura de la tonada.

Natural de Viḷḷaxime, onde nació nel 1920, Diamantina nun tuvo una vida fácil. “Yera fía de madre soltera y l’home yera un republicanu convencíu que sufrió la represión, destináu a batallones de trabayu hasta que lu amnistíen, polo que tuvo que ganase la vida como pudo”, esplica Elipe.

Ye nel momentu d’esa amnistía cuando ella empieza a cantar, siempre contando col apoyu del so maríu, dalgo non siempre habitual nun tiempu complicáu pa les muyeres. “Foi toda una revolución”, rellata’l cantante de Dixebra y conductor del programa ‘Al son’ na nueche de los llunes en RPA, “convirtiéndose nun referente yá n’activo”.

“Tuvo la bendita suerte de conocer a tola xeneración del entamu del sieglu XX, que marca les voces femenines”, apunta González Arias, que cita a María ‘La Pita’ de lo último del sieglu XIX y a Obdulia Álvarez ‘La Busdonga’, Josefina Fernández, Amparo Menéndez y Amable Fueyo, “de les que deprende muncho”. Densendolcó la so carrera nes décades de los 50, 60, 70 y 80, entamando naquellos concursos de Babel de mayoría masculina onde tamién canten Josefina Fernández y Veneranda Fernández, un tiempu “onde coincide con tol pop de la época, consiguiendo vender munchísimos discos”, grabando l’últimu nel 1982.

“Conviértese nun referente pa toda una xeneración, aquella de la que forma parte Mari Luz Cristóbal Caunedo, y pa la que vien depués, la d’Anabel Santiago, Liliana Castañón y Lorena Corripio”, rellata l’espertu n’asturianada. “Y entovía tien la suerte de conocer a la xeneración más moza”, añade, intérpretes menores de 18 años como Elvira Fernández, de 14, que diben a vela a la residencia de Noreña onde pasó los sos años últimos y que recibía con allegría.

Na so carrera Diamantina compunxo “más de 100 cantares”, rescamplando ‘Arboleda bien plantada’ “que nun ye tradicional, como pudiera paecer. La lletra ye d’ella y la música tamién ye d’ella”, espresa González Arias. “Ye un tema icónicu de la música vocal asturiana”, calca Elipe, qu’empondera’l fechu “de que s’atreviera a innovar, a esperimentar, dalgo non habitual nos y nes cantantes de la época”.

Maestra nel retiru

‘A la madre del mineru’, pieza dialogada y cantada, ye otra de les so grandes creaciones, qu’ayudó a popularizar tamien ente los públicos nuevos Anabel Santiago. Una canción que trai perbonos recuerdos a Liliana Castañón, yá que tuvo l’honor d’interpretala sobre un escenariu, en Mieres, xunto a la so maestra, Diamantina.

“Yera una persona mui bona, mui noble, que vivía la tonada. Pa ella yera la so vida”, apunta la cantante, que tamién califica a la Viḷḷaxime de “un referente, sobre manera pa les muyeres. Na so época yeren toos homes, anque siempre dixo que la trataron bien y que foi bien recibida, y por eso tien muncha importancia, como la tien la Busdonga”.

Castañón entamó a dar clase con ella con 14 años, “ensayando 4 hores na so casa de San Pedro”. “Yo taba con Chucha de Nembra, pero tenía que dir hasta Morea y yera más problema pa min. Nun Memorial Silvino Argüelles Chucha dixóme que falara con Diamantina, y asina entamé a dir con ella”, recuerda la mierense.

“D’aquella nun yera mui consciente d’a quién tenía como maestra. Col tiempu vas dándote cuenta de la so importancia. Tuvi muncha suerte”, confiesa.

Como Janis Joplin

Al tar retirada, Castañón nun pudo vela sobre les tables, sacante la ocasión qu’interpretaron xuntes ‘A la madre del mineru’ o la vegada que lo fixo con Santiago, pero González Arias sí tuvo esi honor. “Comíase l’escenariu”, apunta al tiempu que recuerda esi so primer contautu cola quirosana en Teberga, “nel 72 o 73, onde fui col mio güelu Ismael y el mio tíu Pepe”.

“D’aquella los mozos yá sentíamos a Janis Joplin o a los Beach Boys. Y Diamantina, esa primer vegada, con esi porte a lo Gina Lollobrigida, ponse a cantar y dar esos glayíos… Recórdome direutamete a Janis Joplin”, asegura l’escritor y productor musical. Una voz que nun dexaba indeferente a naide, tampoco a asturianos d’adopción como Michael Lee Wolf, “que al sentir ‘Arboleda bien plantada’ dixo ‘Mael, esto ye blues. Esta muyer ye negra. Esto ye cantar”.

“Tresmitía arguyu, prestancia y dignidá nel escenariu”, apunta Elipe, que tamién rescampla’l compromisu de Diamantina y l’atrevimientu de dedicar nel 1971 “un discu a Torner, un esiliáu del Franquismu”. “Tamién recupera’l pianu como instrumentu d’acompañamientu, elevando l’asturianada a un nivel cultu ensin perder el tastu popular”, rellata.

“Ella sabíase grande, con esa humildá que desprenden namái los grandes artistes como Juanín de Mieres”, espresa González Arias. “Foi un referente cuando cantaba, una lleenda cuando se retiró y agora elévase al nivel de mitu, con un sitiu nel Olimpu de los dioses de la tonada xunto con Los Cuatros Ases, Juanín de Mieres y La Busdonga”, afirma Elipe.

Na semeya, una moza Liliana Castañón xunto a Diamantina Rodríguez.

Contador Estadistiques